sábado, 18 de junio de 2011


En los días de calor estepario como hoy recuerdo haberme sentido en sincronía con los paisajes y las historias de las novelas de Estefanía que leía a escondidas en la casa del abuelo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario