viernes, 21 de abril de 2017

La mentira de la superpoblación del planeta

No sé si somos pocos, muchos o demasiados pero una cosa sí que tengo clara; somos unos cerdos, con perdón de los animales.


La verdad es que si los más de 7 mil millones de personas que habitan la Tierra estamos juntos y congregados en la misma ubicación, llenaríamos sólo el estado de Los Ángeles de Estados Unidos. O si a todas las personas en el mundo se le diera una pequeña casa con patio y estuvieran también reunidas en la misma ubicación, se podrían llenar sólo los estados de Texas, California, Nuevo México y habría espacio de sobra.

Thomas Malthus y la mentira de la superpoblación.

El autor de la mentira de la sobrepoblación, era un matemático británico. Su obra más estudiada fue publicada por primera vez alrededor de la década de 1700. En ella declaró: la sobrepoblación destruiría el mundo a menos que la guerra, el hambre, la enfermedad se adelantara.

Según su teoría, cuando la población aumenta, la producción de alimentos aumenta también, a continuación, la producción de alimentos ya no sería capaz de seguir el ritmo de la población. Después declaró que el mundo estaría sin alimentos para el año 1890. Es evidente que no estaba en lo cierto y sin embargo seguimos viendo sus principios aplicados en la actualidad.

¿Tenemos suficiente comida para todos? Sigue aquí.

martes, 4 de abril de 2017

Lowon - De Las Facklands y de un singer mornings.


El menda de arriba, Michael Thomas (los coloretes son de vino inyectado con mi pincel patrio), que si no lo he visto yo borracho en un chiringuito de Málaga y cantando el "Visenteó, del Caribe la traigo yo" era otro impresentable muy parecido con bermudas y calcetines, es el político inglés de monóculo abrillantado con ginebra que amenaza con montarnos unas Malvinas en La Línea de la Concepción con la Royal Navy en modo hidropedales de castigo, por si nos da por hacernos un Galtieri. Y nosotros sin abrir la boca más que para decir que si Inglaterra se iba de Europa, Gibraltar también. Gibraltar too. ¿No somos tontos? Pues hasta el final, man. Y al peñón se le acaban los privilegios de nido de piratas lo mismo que se ponen por las nubes las naranjas en Manchester, colega. Cachis the sea. Pero a Michael le parece que nos hemos pasado con el Rioja, como si él lo escupiera, y se pone chulito: remember los gurkhas, remember los Harriers, remember cómo liberamos las Facklands, que os montamos un Fuck Algeciras a la que contamos three con Theresa May, la que besa de verdad... Pa' tus muelas, Pimpinela. ¿La Roca? Que se la esnifen los Rolling, brother. Y lo que sobre os lo cascáis en mitad del Támesis, que aquí no sirve más que para dar mala sombra. A la población civil os la quedáis vosotros, a ver cuántos estancos os abren en Portobello. Y los monos que teníais de fauna autóctona los ponéis a fregar platos en los bares de Londres, que aquí queremos de vuelta a nuestros ingenieros y un mono inglés no le estaría robando el trabajo a otro inglés, así que todos contentos. Más tú, con la que llevas encima, que de pequeño te caíste en una marmita de sangría en Fuengirola, como Obélix.  Payaso. En la próxima barra que te vea te voy a cobrar el cubata a cien libras. Singer mornings. Y va a ser de Larios, por más que te emberrinches. Traído de aquí.