miércoles, 9 de abril de 2014

Docufilia - Oliver Stone: La historia no contada de Estados Unidos - Bush y Obama: La Era del Terror


3 comentarios:

  1. Como siempre, una magnífica selección de fotos y vídeo. Una diana lanzada a la gran madriguera del capitalismo. La primera foto, Iran/USA, anticipa y resume espléndidamente lo que sigue. Parece mentira que denuncias como esta sean aún necesarias. Quiero decir, que aún quede mucha gente que ignora lo que aquí se expone, que piensa que los buenos y los malos son los que la propaganda señala como tales.
    Es cierto que en los USA existe un miedo atroz al "enemigo", pero es un miedo inducido por el gobierno y la industria armamentista, que han inventado dicho enemigo para propagar el miedo y tener una coartada. La guerra y las armas son, sobre todo, un negocio y un medio que las élites capitalistas utilizan para permanecer en el poder y ensancharlo. No hay película de terror que supere a la realidad.
    Apocalypshit, efectivamente.

    Salud, paz y afecto... mucho afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie como tú puede analizar mejor esta fea realidad pues conoces ambos países. Sabes que tan terrible es la Dictadura que sufrimos en españa (sí, con minúsculas, no merece más) como el Imperio que padecen los norteamericanos, los dos países tratan de disfrazar sus aberraciones con una pátina de barniz democrático que ya nada disimula.

      Sé que te gusta cómo escribe y piensa Rafael Narbona, te dejo un párrafo de un escrito suyo:

      "Alfonso Sastre fue uno de los escasos intelectuales que se mostraron críticos con la transición: “No soy un pacifista a ultranza. Y desde luego prefiero la resistencia a la rendición. Sin justicia, el orden público es la peor guerra posible”. Sastre señaló que el reformismo de la transición era la vía concebida por las clases dominantes para defender sus privilegios, enmascarando su violencia bajo un parlamentarismo que no contemplaba la posibilidad de cambios profundos y reales..."

      Sabes que no me agrada la violencia, pero si intentan matarme sería ridículo no combatir. Hasta el momento me he defendido de los abusos y la violencia estructural del sistema abandonando trabajos, novios, estudios; nada hay que me agrade, apenas unas pocas cosas. Me he arrinconado a mí misma en mi casa, expongo mis ideas en mi blog y poco más, pero no descarto de ninguna manera coger un día el cuchillo de la mantequilla, echarme al monte y vivir como un comando. No veo más alternativa.

      Espero que hayas vencido a tu enemigo Loam; también te deseo Salud, arrobas y arrobas de Salud, lo demás vendrá luego.

      Eliminar
  2. Estados Unidos es hoy, aún, el país con más recursos de la tierra. Pero era todavía más rico y poderoso cuando viví allí (1962-65). Digo esto, que es obvio, porque buena parte de las llamadas democracias se sostienen en un sofisticado y caro, carísimo, atrezzo: EE.UU. puede permitirse el más caro del mundo. La publicidad convertida en propaganda, y la industria del entretenimiento en arma anonadante, sumado a la abundancia, el aislamiento y un teísmo puritano y nacionalista, han hecho de esa nación la dictadura mejor camuflada y más poderosa de cuantas han existido. De esto y de los sutiles mecanismos que lo han hecho posible, podríamos hablar largo y tendido, tal vez en otra ocasión.

    Es cierto (eres muy observadora), me gusta el pensamiento y la contundente claridad con que se expresa Rafael Narbona, y estoy muy de acuerdo con su "radicalismo", que no es otra cosa que llamar al pan, pan y al vino, vino. Te agradezco mucho ese párrafo con el que me obsequias. Alfonso Sastre tenía (y sigue teniendo) razón en lo concerniente a la Transición. Yo siempre, desde el inicio de la mascarada, sostuve (y sostengo) la misma opinión. El tiempo nos ha dado y nos dará, cada vez más, la razón.

    Mi enemigo "interno" (al igual que el externo) aún no ha sido vencido del todo, pero estoy en ello (con ambos). Dentro de un año, si la cosa no empeora, te contaré, pues ese es el tiempo que va ha durar el tratamiento.

    Gracias, amiga, por tus buenos y solidarios deseos, el afecto también sana.

    Salud y un abrazo.

    ResponderEliminar