domingo, 6 de noviembre de 2011

¿Qué haríamos si nos diésemos cuenta de que somos la última oportunidad de la humanidad?, que nuestra generación determinará el futuro de 7.000 millones de personas. Ya hemos recibido demasiadas señales y aquí estamos, pensándonoslo un poco más, a ver si se resuelve todo por sí mismo como ha hecho siempre, a ver si unas cuantas guerras, una peste, o la invasión alienígena nos evitan una vez más tener que tomar las riendas de nuestro futuro y así no tener que trabajar por y para nosotros mismos.

Yo me niego a quedarme impasible, me sobra el conocimiento de causa para saber que esta vez hay que mover el culo, que todos y cada uno de nosotros podemos hacer algo para que exista un futuro y no se acabe todo cuando a los dueños de las petroleras y los bancos les apetezca, por mi parte se pueden dar por jodidos AMEN.



Y como siempre son los jovencitos los que vienen dándonos sopas con honda a los advenedizos, estos tres economistas se han currado el libro Hay Alternativas, en el que nos cuentan cómo se ha generado la crisis en España, al estilo Inside Job, y además proponen las soluciones (menuda bicoca).
¿Habrá algún político capaz de leerlo? ¿Habrá algún político capaz de aplicar las soluciones propuestas?
No soy tan ingenua como para creer que ganará el programa político que es más afín a estas ideas y, desde luego confío muy poco en la inteligencia social de los españoles.
 
A pesar de todo el 20N me levantaré, me ducharé, iré a votar al partido que creo que me representa, volveré a casa, me prepararé una comida que me guste, me tomaré una cerveza y sonreiré mientras escucho mi música favorita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario